Así Son Las Reglas Que Deben Cumplir Los Pequeños Miembros De La Realeza

By: Riley Brown | Last updated: Sep 02, 2022

La familia real tiene una larga lista de pequeños herederos, así como los hijos de Harry y William, que últimamente han ocupado los titulares de los principales periódicos británicos, así como del mundo, con situaciones inusuales y a menudo divertidas.

Los hijos de la realeza siempre se convierten en una gran atracción para el público, siendo adorados incluso antes de que lleguen al mundo. Muchos de ellos, sin embargo, no cuentan con la posibilidad de convertirse en reyes o reinas, pero aun así, deben seguir todas las reglas de la familia real.

 

Deben hablar varios idiomas

Los pequeños de la realeza deben seguir los pasos de los adultos. La verdad es que no existe una regla escrita pero si una costumbre. La Reina Elisabeth II habla francés desde que era pequeña además del inglés. Ya en España, el rey Felipe VI habla inglés, francés, alemán, euskera, catalán, gallego y, por supuesto, el castellano.

Advertisement

Los príncipes William y Harry hablan inglés, aunque se dice que el heredero tiene conocimientos limitados de español, francés y suahili. Ya las hijas del Rey Felipe VI hablan español, inglés, las lenguas cooficiales de España y ahora están aprendiendo árabe.

No pueden jugar con todos sus regalos

La familia real tiene unas normas, y una de ellas es que no se pueden quedar con todos los regalos que reciben, y mucho menos de personas desconocidas. Solamente con regalos sencillos como libros, flores y pequeños presentes por valor inferior a 150 euros.

Advertisement

Un dato curioso es que el príncipe George, recibió durante su primer año de vida más de 700 regalos y, claro, no se pudo quedar con todos ya que todos los regalos se reciben en nombre de la Reina.

Saludo formal

Se espera que los niños de la Familia Real se inclinen o hagan una reverencia a la Reina desde los cinco años, especialmente en eventos públicos. Los niños aprenden esto desde que son pequeños.

Advertisement

Existen varias formas de saludar no solo a la Reina sino también a otros miembros de la realeza, por lo que deben aprender el protocolo para cada miembro. La princesa Charlotte está libre, de momento, puesto que todavía es pequeña, pero después  de los cinco, será obligatorio.

No pueden viajar con otros herederos

Una de los normas de la familia real, es que no pueden viajar juntos en el avión, barco o tren, pues en caso de accidente, los futuros herederos del trono morirían juntos.

Advertisement

Pero el príncipe William no se ha acostumbrado a esta regla. ¿A quién no le gustan viajar con sus pequeños hijos? Por lo que, se le ve a menudo viajando con sus hijos, no sin antes haber pedido permiso a la Reina Elisabeth II, que es quien tiene la última palabra.

No pueden ingerir alimentos industrializados

El exchef de la Reina, Darren McGrady, confesó que nunca vio a ningún miembro de la realeza consumir este tipo de alimentos. La razón, para qué iban a comerlos si disponen de más de 20 chefs profesionales a su disposición.

Advertisement

De acuerdo con la revista on line Town&Country, en Thomas’s Battersea de Londres, escuela a la que asiste el pequeño príncipe, preparan menús balanceados y nutritivos para las diferentes horas del día, aunque esto no les sale gratis, pagan la friolera de 2,279 dólares, lo que suma unos 27.000 dólares anuales.

Advertisement

Nada de mariscos

Otra de las regla es que no pueden comer marisco fuera de casa por riesgo de intoxicación alimentaria. Charles y William son herederos directos del trono, y, debido a eso, ponen mucha atención a su salud y lo que comen fuera de casa. Por lo que no pueden comer ni una ostra ni un mejillón fuera de casa.

Advertisement

Debido a estas precauciones, durante los viajes, los monarcas y sus hijos, tampoco pueden beber agua del grifo ya que una complicación intestinal, estropearía toda la agenda. El exchef McGrady contó que les encanta el McDonald,s pero que no pueden comer de ninguna de las maneras.

Advertisement

Los niños no pueden usar pantalones

Haga frio o lluvia, los niños de la realeza siempre tienen que llevar bermudas en todas las apariciones públicas. No es una cuestión de gustos, es una norma de la Casa Real , porque los shorts son una tradición entre los niños de clase alta de la aristocracia británica.

Advertisement

Los pantalones largos son para los chicos más mayores y los adultos. Aunque los tiempos están cambiando, los pantalones largos son considerados de una clase social media. Esta norma la tienen que cumplir hasta los ocho años.

Advertisement

Pasaportes para bebés

La única persona de la familia real que no tiene que tener pasaporte es la Reina Elisabeth II, ya que está emitido a nombre de su majestad y contiene, en su primera página, una nota en la que se solicita, en nombre de reina, que se permita el ingreso del portador al país de destino, por lo que no tendría sentido.

Advertisement

La mayoría de los jefes de Estado no tienen que pasar por migraciones, pero en la realeza, ni siquiera los más pequeños, están exentos de sacarse el pasaporte. El príncipe George y la princesa Charlotte tienen sus propios pasaportes ya que ya han viajado bastante.

Advertisement

Nada de redes sociales

Tienen absolutamente prohibido el uso de las redes sociales. Esta es una norma que es muy difícil para niños, así ya veremos si en un futuro , cuando lleguen a la adolescencia, pueden continuar con esta regla. Esto lo hacen para que ninguna de las informaciones de la Casa Real sea filtrada a la prensa.

Advertisement

La corona real, tiene sus propia página web oficial, en la que, profesionales del medio, van publicando todos los eventos de una manera muy cuidadosa y eligiendo con atención cada foto que se publica.

Advertisement

Prohibido dar autógrafos o selfies

Los miembros de la familia real, pueden apretar las manos y saludar a las personas, pero lo que de ninguna de las maneras pueden hacer es tirarse una selfie o dar autógrafos. Este último es para evitar que su firma sea falsificada.

Advertisement

Tirase fotos con los fans durante las visitas reales, lleva mucho tiempo, por lo que hay una preferencia por la interacción personal y contacto visual . El príncipe Harry dijo una vez que las selfies no son buenas, de hecho, si alguien de la realeza se tira una selfie en su vida privada, se la guarda para ellos mismos.

Advertisement

No pueden jugar al Monopoly

Este es el juego preferido de muchos, pero en el Palacio de Buckingham está terminantemente prohibido. La Familia Real considera que el juego podría causar discusiones dentro de la familia pues se vuelve muy cruel.

Advertisement

Esta información se dio a conocer el 2008, cuando el príncipe Andrew visitó la sede de Albion Street de Leeds Building Society, una de las empresas de hipotecas y ahorros más importantes del mundo. Como regalo de bienvenida, le obsequiaron con el famoso juego de mesa, por lo que el monarca tuvo que rechazarlo.

Advertisement

Advertisement
Advertisement